BIRF: Control de Proyectos Externalizados

BIRF (Business Intelligence Reporting Framework) es un proyecto desarrollado para el centro de Control de Operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA-ESOC), cuyo objetivo es el de crear un entorno que facilite a los responsables de ESOC obtener una visión instantánea del estado de los proyectos software que hay en marcha, principalmente llevados a cabo por contratistas.

Proyecto BIRF

Los proyectos software son difíciles de gestionar, y esto toma especial importancia en entornos complejos como los programas espaciales, ya que son proyectos grandes que generan software crítico, y que involucran estructuras de subcontratación complejas. Los informes de progreso de proyecto que normalmente se van generando no siguen una aproximación homogénea para todos los proyectos.

Esta situación lleva a una proliferación de datos de diferentes aspectos del proyecto que son difíciles de recopilar y de evaluar desde una perspectiva global de la organización, y que requiere demasiado esfuerzo en tareas rutinarias.

Lo que se ha conseguido con BIRF ha sido homogeneizar el interfaz para la comunicación del progreso de los proyectos, recopilando datos de los diferentes aspectos del mismo (progreso, hitos, costes, riesgos, reuniones, etc.), evaluando y proporcionando una vista integrada del estado de los proyectos mediante indicadores de rendimiento (KPIs) adaptados a los diferentes actores y niveles de responsabilidad.

En general, el sistema ha proporcionado los siguientes beneficios:

  • Mejoras en el control de los proyectos software, formalizando el interfaz con los contratistas y proporcionando una valoración precisa del estado tanto del procesos como del producto final para una gestión proactiva y una mejor toma de decisiones.
  • Mayor productividad, automatizando tareas rutinarias de recopilación de información y generación de informes de seguimiento, así como un acceso rápido para los actores clave.
  • Una contribución importante para mejorar el proceso interno, a través de la estandarización de buenas prácticas y el soporte a la mejora continua, basadas en la medida y evaluació de objetivos.

Una solución como BIRF tiene aplicaciones adicionales para los siguientes entornos:

  • Grandes organizaciones que externalicen proyectos o servicios, para mejorar el control de los contratistas
  • Empresas de Software, para optimizar sus recursos y para facilitar la adopción de procesos de madurez
  • Otras áreas del sector espacio, donde es necesario evaluar el rendimiento de entornos complejos, como proyectos no software, desarrollo de sistemas operacionales, etc.